Una anémona como obra de arte

Una anémona como obra de arte

1902. Se diseña una anémona japonesa en una botella de Belle Époque. Un icono cuya grandeza crecerá con el paso de los años.

El movimiento Art Nouveau cobró vida durante la primera década de 1900. Su inspiración provenía de las líneas y movimientos de la naturaleza, incorporando así la belleza y la poesía a lo cotidiano. Sus valores representan a la perfección los de la Maison Perrier-Jouët. Émile Gallé, artista y maestro vidriero, fue uno de los más tempranos y célebres representantes del movimiento.

Fue en 1902 cuando diseñó las emblemáticas anémonas coronadas de oro que convertirían en una obra de arte la botella de la primera añada de Perrier-Jouët Belle Époque, de 1964. Nacía así la asociación entre el Art Nouveau y la Maison. Una historia que continúa escribiéndose aún hoy.